La Policía Local de Morata pone en marcha una nueva campaña especial de vigilancia y control de la velocidad con controles preventivos que se centrarán en aquellos tramos de riesgo asociado a la velocidad, así como en aquellos puntos donde se circula por encima del límite establecido.

La realización de estos controles es fundamental para crear hábitos beneficiosos en los conductores que, posteriormente, se reflejan también en el comportamiento en carretera. Y es que el cumplimiento de las normas de velocidad no solo supone una mejora de la calidad de vida en las zonas urbanas, evitando poner en peligro la vida de peatones y ciclistas, sino que supone también un importante impacto en el medio ambiente y el consumo de combustible.

Desde el Ayuntamiento se recuerda que en zonas urbanas, especialmente en los casos de atropello, la velocidad resulta determinante, ya que a partir de 80 kilómetros por hora es prácticamente imposible que un peatón no fallezca en un atropello; mientras que a una velocidad de 30 km/h, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10 %.

En el caso de los ocupantes del vehículo, la velocidad máxima a la que el cinturón de seguridad puede protegerlos es de 70 km/h en caso de accidentes frontales y de 50 km/h en impactos laterales.

Circular a una velocidad adecuada podría evitar, prácticamente, una cuarta parte de las muertes por accidente de tráfico y el incumplimiento de las normas de velocidad está tipificado como infracción grave o muy grave y puede suponer la pérdida de entre dos y seis puntos, en función del exceso cometido.

Agenda cultural

Sin eventos

Avisos de interés

Sin eventos

reserva pistas