20 de julio. Esa será la nueva fecha tope que el Ayuntamiento de Morata de Tajuña ha establecido en una revisión de su calendario fiscal con el fin de facilitar el pago de impuestos a los vecinos durante el Estado de Alarma y la progresiva desescalada.

La medida aprobada por decreto del alcalde Ángel Sánchez afectará a los tres impuestos y tasas más comunes y que suponen una de las mayores partidas de ingresos para el consistorio: el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), la tasa de vados, y el primer plazo del Impuesto sobre bienes inmuebles de naturaleza urbana (IBI).

“Se trata de una medida que beneficia a todos los morateños, pero que está diseñada especialmente para aquellos que, dadas las consecuencias de la crisis sanitaria, económica y social, necesiten aplazar sus pagos”, ha explicado el primer edil.

La decisión no solo implica que quienes no tengan el recibo domiciliado dispondrán de tres meses para ajustar ese pago a sus circunstancias particulares, sino que a quienes lo tengan domiciliado se les cargará en cuenta el último día del plazo, el 20 de julio.

“Nuestro objetivo es minimizar las consecuencias negativas de la crisis para todos, pero especialmente para aquellos que ya están sufriendo sus efectos más negativos con la clausura de sus negocios, despidos y ERTES”, ha comentado Sánchez, para quien el peso de esta crisis “no puede recaer sobre los vecinos”.

En este sentido, el alcalde ha recordado que el Ayuntamiento puede tomar este tipo de aplazamientos gracias a la “envidiable salud financiera de las arcas municipales, que gozan de equilibrio fiscal, deuda 0 y un remanente de tesorería de 4 millones de euros” y ha anunciado que pronto se darán a conocer nuevas medidas económicas destinadas a paliar los efectos de la crisis entre los hosteleros del municipio.

Contacto para prensa

Borja de Jorge Canaveras

Agenda cultural

Sin eventos

Avisos de interés

Sin eventos

reserva pistas