La consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, visitó, este miércoles, Morata de Tajuña para conocer de primera mano la apuesta turística y gastronómica del municipio, así como los proyectos de conservación del patrimonio iniciados por el Ayuntamiento.

Durante su visita, el alcalde, Ángel Sánchez, explicó a Rivera de la Cruz el estado en el que se encuentran los dos proyectos de conservación del patrimonio más importantes del municipio: la rehabilitación de las Caballerizas y los trabajos de consolidación de los restos arqueológicos de la Batalla del Jarama en el cerro de la Iglesia.

Sánchez comentó a Rivera de la Cruz cómo el proyecto de rehabilitación de las Caballerizas “está ahora en manos de la dirección general de Administración Local de la Comunidad de Madrid a la espera de que den el visto bueno” y puedan comenzar unas obras que calificó de “necesarias” ante el evidente deterioro del inmueble. Un edificio del siglo XVIII abandonado desde hace décadas y que tras las obras albergará el futuro Centro de Interpretación de la Batalla del Jarama, ubicado ahora en el Mesón El Cid.

Un plan global enfocado en el turismo bélico y los numerosos restos que la contienda civil dejó en el municipio que tiene un segundo polo de atracción en el cerro de la Iglesia. En este sentido, Sánchez quiso trasladar a la consejera la “urgente” situación del entramado de fortificaciones, nidos de ametralladoras y otras construcciones de las líneas defensivas republicanas que están en riesgo si no se procede a su consolidación. Un yacimiento arqueológico excavado gracias a la inversión del Consistorio morateño, pero que ahora requiere nuevas intervenciones. Además, se planteó a Rivera de la Cruz, cómo se podría ubicar allí un centro de acogida de visitantes.

Sobre la mesa también se pusieron otras actuaciones en materia de patrimonio histórico, como la conservación de la maquinaria de la antigua almazara o la zona no restaurada del Molino de la Huerta de Angulo, en la que, como aseguró el primer edil, “el Ayuntamiento tuvo que actuar ante el miedo a que se derrumbase mientras no llegaban los fondos regionales para su reparación”.

Vino y palmeritas

Además de la reunión de trabajo, la consejera de Cultura y Turismo visitó las Bodegas Licinia para descubrir el proceso de elaboración de sus vinos, entre ellos Licinia, uno de los más cotizados de la región y premiado en numerosas ocasiones.

Un paseo por la gastronomía de Morata en el que no faltaron las famosas palmeritas. En la pastelería de la Torre, Rivera de la Cruz, puedo conversar con su creador, destacando cómo este dulce es ahora uno de los motores económicos de la localidad, que genera un turismo gastronómico y que “incluso tiene su feria”, cuya tercera edición se celebrará el 14 y 15 de diciembre.